Crónica del primer encuentro cara a cara de Hipólito Mejía y Danilo Medina

noviembre 4, 2011 § Deja un comentario

Los organizadores tuvieron que emplearse a fondo para darles seguridades de que no habría ventaja alguna para nadie, ni ofensas, ni provocaciones, ni alharacas partidistas

Crónica del primer encuentro cara a cara de Hipólito Mejía y Danilo MedinaSANTO DOMINGO, República Dominicana.-Muchos llegaron demasiado temprano para ocupar las mejores sillas en una actividad llamada a sentar un precedente en la historia electoral dominicana: por primera vez dos candidatos presidenciales, Hipólito Mejía y Danilo Medina, siempre huidizos, culebros y temerosos de todo debate, aceptaron encontrarse en un lugar (eso sí, tú allí y yo aquí) para simplemente dar respuesta a diez temas de mucho interés para quienes pagan los mejores shows de la democracia, en esta ocasión las elecciones presidenciales de mayo de 2012.

Y, con todo y que invitaban los auténticos dueños del país, no fue fácil lograr que Danilo e Hipólito aceptaran juntarse en el Salón La Fiesta del Hotel Jaragua, el escenario de los grandes espectáculos artísticos, para darle sabor al almuerzo con el que la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) celebraba el 49 aniversario de su fundación. Los organizadores tuvieron que emplearse a fondo para darles seguridades de que no habría ventaja alguna para nadie, ni ofensas, ni provocaciones, ni alharacas partidistas.

A las 12 en punto la sudorosa fila de sacos y corbatas era ya de 40 metros de largo y se extendía desde el pleno sol, en la parte trasera del hotel Jaragua, hasta el acondicionado vestíbulo lateral derecho, donde Circe Almánzar, la que más trabajó, sudaba la gota más gorda, con sus pequeña tropa de asistentes, para atender a los 800 invitados, entregar material de apoyo y, por si fuera poco, acreditar periodistas y un largo etcétera de gente que ha llegado aquí desde todo el país, no sin cierto morbo, a ver cómo se energiza Danilo o con qué vaina saldrá esta vez el Guapo de Gurabo.

Un poquito adelante, la fila de recibo está dispuesta con una sonriente y algo nerviosa Ligia Bonetti de Valiente, presidenta de la AIRD, y una batería de turpenes integrada por Julio Virgilio Brache, Campos de Moya, Eduardo Martínez, Richard Aróstegui y Celso Juan Marranzini.

Para salvar la solemnidad del evento la AIRD se cuidó de que aquello no se convirtiera en un pandemonio político y sólo invitó a 10 dirigentes del PLD y del PRD  y dispuso una sola mesa para funcionarios de gobierno

En el amplio salón La Fiesta, con 70 mesas de distintos tamaños y 800 sillas, se combinan el blanco y el plateado para dar un realce de especial calidad a un ámbito donde, durante décadas, se han presentado desde los mejores exponentes del canto popular del mundo hasta los cómicos más cómicos del patio.

En el escenario, una mesa de doce sillas con un centro de flores, también blancas, con sendos podios en los extremos y un fondo luminoso de franjas verdes y azules. A ambos lados, del escenario, en sucesión continua, se recuerda en pantalla gigante quiénes pusieron el dinero para todo esto: Banco Popular, Brugal, Viva, CDEEE, Ariza y Ariza Asoc., Grupo de Medios Corripio, Ambev, Claro, Infotep, Propa Gas, Molinos Modernos, Pinturas Tropical, Philip Morris,  Pro Industria, Central Romana, Multi Química, Cemex, Rica, ARS Palic, Muebles La Nacional, AIRD, Lendor y Asociados, Cervecería Nacional Dominicana, Sociedad Industrial Dominicana, Bepensa, Vicini, Fersán, Inca, Grupo Puntacana, Inter Química, Sisalril, AES Dominicana, Domicen, Ministerio de Industria y Comercio y La Fabril.

Para salvar la solemnidad del evento la AIRD se cuidó de que aquello no se convirtiera en un pandemonio político y sólo invitó a 10 dirigentes del PLD y del PRD  y dispuso una sola mesa para funcionarios de gobierno, que por cierto tuvieron discreta presencia, con Ligia Amada Melo, como la única ministra que asistió.

La ansiosa espera de los candidatos

A las 12:43 hace su ingreso la tropa del PRD, encabezada por Orlando Jorge Mera y César Cedeño, con Hernani Salazar, Enmanuel Esquea, Ramón Alburquerque,  Luis Abinader, Milagros Ortíz Bosch y Arturo Martínez Moya, con una sonrisa de oreja a oreja porque el FMI acababa de anunciar que no renovar el acuerdo con el actual gobierno (“¡yo lo dije!”), en rechazo del presupuesto y el aumento insuficiente de la tarifa eléctrica.

Desde mucho antes, ya estaban allí numerosos cuadros del PLD, encabezados por Charlie Mariotti, quien coordinó todo el trabajo de los danilistas para esta comparecencia de su candidato.

Rumores en la platea: Que Hipólito viene por la izquierda y Danilo por la puerta de la derecha, para que no se junten…Que Danilo ya llegó, pero no entra hasta que llegue Hipólito…Y finalmente ambos entran por el foro de la derecha del escenario, fragantes y sonrientes, luego de darse un abrazo tras bambalinas, lo que Roberto Cavada celebró en grande para toda la clientela de los canales y emisoras del Grupo Corripio.

El aplauso a ambos no se hace esperar cuando ambos entran al escenario, con los anfitriones, y empieza la función con la voz educada, tersa y firme de Rodolfo Espinal, quien advertiría: “Ahórrense los aplausos cuando hablen los candidatos, porque las interrupciones se le cargarán a la media hora de tiempo de exposición de cada uno”.

Y mientras un ejército de mozos y mozas empieza a llenar de olores el salón, Circe hace un sorteo muy peculiar: cada candidato introduce tres tarjetas en un sobre, Hipólito las blancas y Danilo las moradas; se revuelven en una fuente y Ligia sacar la ganadora: Danilo será el primero en hablar (mala suerte, porque el último que habla en estos eventos deja mejor recuerdo de lo dicho).

Habla Ligia…

Lo primero, una advertencia: “No los hemos invitado a un debate, ni a hacer reclamos ni reproches…Aquí, no”.

Y luego expondría clarito las aspiraciones de los empresarios, que es prácticamente lo mismo desde los tiempos de Marino Auffant, Papía Najri y Payo Ginebra:

“Para la Asociación de Industrias de la República Dominicana la generación de riqueza se sustenta en bases firmes cuando sus empresas tienen una cultura que las hace responsables socialmente; cuando un empresario no teme invertir, desarrollar o innovar, porque sabe que cuenta con una seguridad jurídica; cuando los factores del entorno facilitan el que podamos competir en equidad de condiciones con empresas similares de la región e incluso del mundo; cuando producir no es un camino lleno de  incertidumbre, obstáculos o trabas burocráticas innecesarias, sino un camino lleno de oportunidades y alianzas entre el sector público y el privado, de modo que aquellos que realmente creen en este país y luchan por ser exitosos industriales puedan sentirse confiados y optimistas de que en la República Dominicana hay un futuro próspero y de grandes oportunidades”.

Las 10 respuestas de Danilo

Danilo Medina, que habló 34 minutos, arranca a la 1:12, con su voz de tonalidad baja, con matices de maestro de escuela y un tono ligeramente atiplado:

“Propongo más que un simple programa de Gobierno…Propongo un plan de nación…”

Y luego se somete, casi en el mismo orden, a dar respuesta a los diez temas que los anfitriones han plasmado en una promoción impresa del evento, puesta en las mesas.

El problema de la energía eléctrica: “La reforma eléctrica no fracasó; es que no la aplicamos….Transferiré las empresa generadoras y distribuidoras al sector privado, y haré que funcionen”.

La carga tributaria: “Haré un pacto fiscal paralelo al pacto social, para poder definir las metas de desarrollo, cuánto va a costar, cómo lo vamos a hacer y cómo lo vamos a financiar”.

Además, los impuestos coyunturales, como el impuesto a los cheques, deben cesar.

Fomento de las exportaciones: hay que modificar la plataforma productiva, con más educación, tecnología y competitividad.

Crearé el Banco de las Exportaciones.

No habrá embajadores haciendo turismo, sino trabajando parta vender.

Política comercial: no podemos depender de los tratados, como si fueran una panacea. Todos serán revisados.

Alta prioridad al comercio con Haití.

Financiamiento: Mejorare la supervisión bancaria para evitar nuevas crisis, y el crédito será más ágil a favor de los sectores productivos.

Defensa comercial: Expandiré la producción nacional, fundiendo todas las políticas de estado en su apoyo.

Recursos humanos: El Seguro Familiar de Salud cubrirá a todos los trabajadores, sean o no informales.

Educación: Quien no se educa no puede ser un ciudadano libre,

Cambiaré el modelo, estableciendo tandas de ocho horas, con arte, deportes y cultura, y habrá desayuno, comida y merienda.

Instituciones al servicio de la producción: Reestructuraré el aparato burocrático.

Política económica: Que la prosperidad llegue a todos y que el crédito bancario favorezca la producción, no el consumo.

Hipólito resolvió en 25 minutos

Hipólito Mejía, con un discurso sin grandes estridencias, mesurado en sus términos de exposición, primero le entró a grandes rasgos a la política económica del actual gobierno:

“Se habla mucho de cambiar el modelo económico vigente, pero siempre nos hemos preguntado: ¿Cuál modelo?. Para que un modelo funcione tiene que tener cierta coherencia y equilibrio entre sus principales variables que permitan explicar dónde estamos y hacia dónde queremos dirigirnos.

“Desde 2004, la política económica se ha sustentado solamente en la estabilidad del tipo de cambio, desvinculada generalmente de otros factores claves que promueven el crecimiento sano, equitativo y autosostenible.

“Todos los indicadores económicos se han  deteriorado. El ahorro interno se desplomó al 7 %, la calidad del gasto ha desmejorado visiblemente, la deuda pública más que se duplicó en los últimos 7 años y el déficit de la cuenta corriente actualmente ronda el 9 % del PIB”.

Y al hacer alusión al empobrecimiento ciudadano, el descenso en los índices de desarrollo humano reportado por las Naciones Unidas, el aumento excesivo de la deuda externa, en el nivel de 23 mil millones de dólares y el exceso del gasto gubernamental, señaló que actualmente el 94 % del PIB se gasta en consumo y sólo el 6 % se destina a capital, cuando la mayoría de los países de la región invierten el 25 %.

En vista de todo lo anterior, dijo, se propone mantener la estabilidad macroeconómica, con especial énfasis en apoyar los sectores productivos estratégicos, como la agricultura, la industria, la agroindustria, la construcción, la minería y las zonas francas.

Tras señalar que se propone sostener el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, se comprometió a hacer una revisión de las políticas públicas, incluyendo el régimen tributario, con una perspectiva no fiscalista, pero sí facilitadora de los sectores que generan mayor empleo y riqueza.

Y así concluyó a las tres de la tarde, lo que puede ser calificado como la principal actividad electoral que se haya realizado hasta ahora en el país, con miras a los próximos comicios.

Sólo un tema estuvo ausente de los discursos: lo que se proponen hacer para garantizar la seguridad ciudadana. De lo que se habló mucho en los corrillos y mesas, desde mucho antes de que empezaran los discursos.

Fuente: http://www.acento.com.do/index.php/news/8727/56/Cronica-del-primer-encuentro-cara-a-cara-de-Hipolito-Mejia-y-Danilo-Medina.html#.TrE5tql9r88.blogger

Etiquetado:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Crónica del primer encuentro cara a cara de Hipólito Mejía y Danilo Medina en Antonio Gómez Peña.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: