Artagñan Pérez, descanse en paz

noviembre 16, 2017 § Deja un comentario

Por Venecia Joaquín
Artagñan Pérez Méndez fue una persona muy querida y respetada en mi
pueblo, Moca. Supe de su valía, desde el mismo momento en que mi padre
lo recibía en el hogar y nos pedía que permaneciéramos cerca para que
escucháramos y aprendiéramos de los interesantes temas que debatía con
sus acompañantes.
A lo largo de su vida, nunca cambió. El mismo ser humano brillante,
generosos, sencillo, seguro de sí. Su vida fue regida por los mismos
principios cristianos, cívicos y morales. Fue el mismo hombre honesto, sin
ostentaciones, responsable ¡muy profesional!, fuente de consulta para los
que buscaban luces.
Por diferentes vías, aportó mucho a la sociedad. Con el ejemplo, le dio
lecciones hermosas a la juventud, a la sociedad. La clave fue, su formación
cristiana. Creía en Dios. Fue un hombre de fe, de fuertes convicciones
religiosas. Estos valores fueron su esencia, su plataforma, determinantes en
la firmeza de sus acciones, en los éxitos y satisfacciones de su vida. Estuvo
siempre al servicio de su iglesia, evangelizando, pendiente de su historia,
cuidando de su alma y cuerpo.
Conocedor del valor de la familia, cuido con esmero de la suya. Contrajo
matrimonio con una dama estupenda, generosa, sencilla, Nelfa Ferreras.
Tuvieron cuatro hijos, Pablo, Pedro, Rafael e Isabel quienes se empeñan
en seguir las directrices de sus padres. En su hogar se sentía el amor y lo
proyectan con espontaneidad.
Artagñan contribuyó al desarrollo educativo y cultural de la comunidad.
Los libros que escribió, sus cátedras universitarias, conferencias, charlas,
tertulias literarias, fueron baños de cultura para enriquecer el espíritu y el
intelecto de la población. Su mente fue productiva ¡ brillante!.
Ejerciendo una profesión tan delicada como la de abogado, prestando sus
servicios en casos muy difíciles y espinosos, destacaba con elegante
destreza el dominio de la misma, como pocos saben hacerlo.
Fue un ejemplo de que las durezas de la vida, los obstáculos, limitaciones y
situaciones difíciles, se pueden controlar o vencer esgrimiendo con firmeza
y coraje, los valores cristianos. Ellos permiten actuar sin temores en la
sociedad. A mi juicio, esos principios fueron los responsables de su
oratoria hermosa, deslumbrante, que penetraba, despertando admiración.

Artagñan tenía una tremenda capacidad de exposición. La coherencia en
sus juicios y directrices, los proyectaba en todos los escenarios, tribunales,
universidades, comunidad, etc., orientando jóvenes y abogando por la
justicia social.
Artagñan fue un paradigma de que los sanos principios, engrandecen al
individuo y le permiten sacar lo mejor de su interior, humanizando los
eventos en que se involucra. De ahí que fuera tan querido, respetado y
admirado por sus colegas y sociedad en general.
Los mocanos siempre nos sentimos y seguiremos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Artagñan Pérez, descanse en paz en Antonio Gómez Peña.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: